Cómo afronta una marca láctea la transición hacia un mundo más sostenible

Hace más de 60 años Puleva se situó en la vanguardia nutricional, enfocando prioritariamente su actividad en la investigación para entender y satisfacer las necesidades nutricionales de diferentes grupos de población. Lo hizo con una leche más adecuada para cada momento de consumo, capaz de aportar un pequeño extra de salud. Así es como esta marca llegó a convertirse en una de las más elegidas por los consumidores españoles y en una referencia internacional.

Seis décadas después, adelantándose una vez más a los tiempos, Puleva, como parte del grupo Lactalis, lidera en España los esfuerzos para garantizar la sostenibilidad en el sector lácteo y tiene definido un camino a seguir, alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de Naciones Unidas.

Entre las medidas más relevantes que ha adoptado la compañía destacan: la renovación de envases y embalajes cada vez más sostenibles, la inversión económica para la mejora de la eficiencia energética, la optimización de los recursos naturales y el uso progresivo de energías renovables, la gestión eficiente del excedente alimentario o el fomento de una movilidad más sostenible.

Envases y embalajes más respetuosos con el medio ambiente

Lactalis Puleva mantiene un claro compromiso con la protección del medioambiente y la transición hacia una economía circular. Alineada con el ODS 12, está mejorando continuamente la circularidad de los envases, destinando importantes inversiones y recursos. Algunos de los hitos más recientes son:

- Envases de origen vegetal más renovables, en toda la gama de 1 litro. Han eliminado así 255 toneladas de plástico fósil y han logrado una reducción anual de 3.591 toneladas de CO₂.

- Pajitas de papel 100% reciclables, en batidos y leches infantiles de 200 ml, que han permitido sustituir 180 millones de pajitas de plástico anualmente.

- Embalajes de film con 50% de plástico reciclado, para agrupar los productos envasados en botella, reutilizando así 78 toneladas de plástico.

- Tapones de origen vegetal y tapones adheridos, en las botellas slim square de 1 litro y de leche fresca. Permite reducir un 18% de CO₂ al año en comparación con los tapones de plástico.

Pionera en la producción ecológica

Los consumidores cada vez demandan más certificaciones que avalen la calidad de la leche, el bienestar animal y la sostenibilidad en los procesos de producción. La leche ecológica o bio es la opción más sostenible y respetuosa con el ganado y el medioambiente por todas las exigencias a nivel europeo que deben cumplirse en el proceso de producción.

En su apuesta por el desarrollo local, Lactalis Puleva acompaña al ganadero durante todo el proceso de reconversión. Son casi dos años en los que recibe apoyo directo y asesoramiento personalizado de sus expertos, hasta el inicio de su actividad como productor de leche ecológica.

Lactalis Puleva es la empresa española con el mayor número de granjas certificadas en bienestar animal bajo el sello Welfare™ y este 2021 tiene como objetivo de llegar al 100%.

En el mercado, Puleva ECO es la única 100% natural certificada, con más de 20 años apostando por la leche ecológica en España. Actualmente, es la principal promotora y líder de la categoría, contribuyendo a su conocimiento y desarrollo, como tratan de impulsar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 12, 13 y 15. Lactalis Puleva también está promoviendo otras fórmulas responsables de producción de leche. A día de hoy, es la empresa española con el mayor número de granjas certificadas en bienestar animal bajo el sello Welfare™ y este 2021 tiene como objetivo de llegar al 100%.

La recogida de leche se realiza mayoritariamente en granjas de proximidad a las fábricas, ubicadas en pequeñas localidades, favoreciendo el desarrollo de una actividad ganadera muy ligada al campo y del mantenimiento de la población en el entorno rural, además de la reducción en las emisiones de carbono del alimento.

 

Apuesta por las energías renovables y menor consumo de agua

El 50% de la electricidad que Lactalis Puleva utiliza en las fábricas, almacenes y oficinas es de origen renovable, gracias al acuerdo alcanzado con ENGIE España, que está desplegando varias plantas fotovoltaicas y parques eólicos que generan la electricidad utilizada. Este acuerdo está permitiendo reducir un 10% las emisiones de CO₂, ahorrando la emisión a la atmósfera de 26.950 toneladas al año, cantidad que equivale a retirar más de 11.000 vehículos de la circulación durante un año.

Otra prioridad para la compañía es la reducción de la cantidad de agua utilizada en la actividad, como señala el ODS 6. Para ello, Lactalis Puleva ha implementado planes de gestión ambiental en las fábricas. En la de mayor capacidad, ubicada en Granada, las cifras de consumo de agua utilizada se han reducido más del 50% en los últimos diez años.

Reducción del excedente alimentario

Lactalis Puleva también está muy focalizada en evitar el desperdicio alimentario a través de medidas muy concretas:

- Canalizando la donación de producto excedente a través de los bancos de alimentos, con cuya federación nacional –Fesbal– tiene un acuerdo de colaboración suscrito desde hace más de una década, y de otras organizaciones sociales.

- Siguiendo de forma continua e intensiva los stocks de producto, verificando las fechas de caducidad y tomando las decisiones oportunas según avanzan los días, en colaboración con los clientes.

- Adecuando el tamaño de los envases de determinados productos en función de las necesidades detectadas de sus consumidores preferentes.

Hacia una movilidad más sostenible

Otra de las iniciativas en que la compañía trabaja actualmente es en la promoción de nuevas fórmulas de movilidad para reducir las emisiones de dióxido de carbono. Las más destacadas son:

- Recogida de proximidad. La mayoría de la leche que llega a las fábricas de Lactalis Puleva proviene de granjas cercanas, lo que supone un menor impacto medioambiental.

- Transporte más eficiente. La empresa ha sido pionera en la utilización de megatrucks, trailers especiales que alcanzan los 26 metros de longitud y una capacidad de 42 toneladas y que permiten aumentar la carga de producto un 66% y reducir las emisiones de CO₂ un 30%, y camiones trauliner aligerados propulsados a gas, con los que la carga aumenta un 6% y se reducen las emisiones de CO₂ en torno a un 20%. Además, apuesta por los flujos de carga compartidos con otros fabricantes y distribuidores con el fin de reducir los km de camiones vacíos.

- Planes de movilidad. El centro de trabajo de Granada ha pionero en la implementación de un plan de movilidad sostenible en colaboración con el ayuntamiento de la ciudad, que le ha concedido el sello de movilidad sostenible. Entre las primeras medidas adoptadas destacan la adquisición de vehículos eléctricos al servicio de la plantilla, la instalación de cuatro puntos de carga para bicicletas eléctricas y dos puntos de carga para coches eléctricos, para los que también se han habilitado zonas de aparcamiento preferentes.

Además, Lactalis Puleva viene trabajando para garantizar la sostenibilidad económica de su actividad, porque solo así se podrá garantizar el futuro del sector ganadero, el acceso de la población a alimentos saludables y sabrosos, al mismo tiempo que protege el planeta y sus recursos. Consciente de la responsabilidad social, económica, ética, legal y medioambiental que tiene con el entorno en el que opera y de su impacto, especialmente importante en las zonas rurales, la compañía publica anualmente su informe de responsabilidad corporativa, en el que se detallan los compromisos y principales avances en estas y otras materias.

Fuente: https://elpais.com/