Lecheros y experto prevén verano seco con alto costo de producción

AGRO. La prolongada falta de lluvias llegaría hasta mayo del 2022, por lo que los productores verán un incremento en los valores para obtener esta materia prima, por la falta de forraje.

Lo que hace años se viene comentando, es que la escasez de lluvias en el verano ya es una realidad en el clima de la zona sur, donde cada vez se ven mayores dificultades para producir el forraje que necesitan los animales para la lechería, donde la falta de lluvias, sumado a las complicaciones generadas por la pandemia mundial, han hecho que este rubro se vea afectado por los altos costos de producción.

Esta temporada también se prevé seca, donde el fenómeno de La Niña, si bien en los próximos meses generará temperaturas cálidas pero no tan elevadas, derivará en falta de lluvias o la caída de precipitaciones muy débiles.

Es por ello que los productores deberán asumir esta realidad que llegó a instalarse, por lo que se aconseja que optimicen al máximo la producción de forrajes, probablemente con nuevas variedades de cultivos de alimentos para el ganado y su posterior ensilaje.

 

LA NIÑA Y FALTA DE LLUVIA

El agroclimatólogo y académico de la Universidad de Chile, Fernando Santibáñez, explicó que en este momento las condiciones de La Niña están completamente instaladas en América del Sur, lo cual significa que las aguas en el océano Pacífico están alrededor de un grado por debajo de su promedio. "La Niña es un fenómeno que trae aguas frías a toda la costa de América del Sur, por lo tanto se prevé que vamos a tener un anticiclón o sea un centro de alta presión, muy característico del verano, muy fuerte sobre toda la costa chilena. Por ello ocurre que los frentes tienen dificultad para ingresar al continente, porque el anticiclón los sopla hacia afuera, hacia el sur, de modo que vemos que este verano vamos a tener escasas lluvias o serán muy pequeñas, que aportan poca agua, por lo menos hasta mayo del 2022", indicó el experto.

El académico añadió que a partir de mayo próximo las aguas del océano comenzarían a volver a su situación neutra, de modo que en el invierno las precipitaciones podrían regresar a la normalidad, pero el verano será duro en materia de falta de lluvias.

Por otra parte, las ondas de calor podrían atenuarse y está previsto que entre enero y febrero las temperaturas se irán normalizando, de acuerdo a la época.

 

TOMAR PRECAUCIONES

"Aparentemente no vamos a tener un verano tan caliente como pensábamos, pero sí deficitarios en agua, por lo que hay que tomar las providencias en materia de forrajes por parte de los agricultores, porque las praderas se van a secar bastante de enero hacia adelante", sentenció Santibáñez.

El profesional comentó que bajo estas circunstancias lo conveniente es conservar forraje, aunque ya pasó el periodo de siembra de praderas suplementarias. "Fue muy acertado para quienes lo hicieron... y los que no, deben tratar de buscar materiales que se puedan ensilar para guardar pasto. Por ejemplo, los que tengan rezagos de praderas que puedan rescatar el forraje y almacenarlo para los periodos más críticos. Hay que hacer una gestión muy cuidadosa del forraje en esta temporada", reconoció.

El presidente de Fedeleche y Aproleche Osorno, Marcos Winkler, señaló que el gremio está consciente de que se viene un momento agrícola bastante complicado, ya que nuevamente hay una sequía, por lo que enero y febrero serán meses muy duros para los lecheros, con un alza en los costos de producción. "Además de eso, tenemos ya un aumento en los costos bastante irrisorio, como ocurre con el concentrado o el fertilizante, mientras los precios de la leche no se han ajustado al alza así como han subido los costos, por lo tanto en los meses que vienen, de enero a abril, va a ser bastante difícil lograr tanto los niveles productivos como la rentabilidad necesaria para que el negocio funcione y prospere. Se vienen meses complicados", expresó el dirigente.

El timonel del gremio lechero agregó que si bien los productores han tomado algunas medidas para poder paliar los problemas de la sequía, lo que incluye el uso de variedades más resistentes y de forraje complementario, esto no evita que finalmente el proceso sea más caro. "Si bien es cierto los productores se están preparando para la sequía, algunos más y otros menos, pero así y todo hace que el proceso se torne más caro, por lo tanto hay una dificultad al respecto y hace que todos los costos suban", reconoció Winkler.

 

PRECAUCIÓN EN SEQUÍA

Es por ello que el presidente de Fedeleche y Aproleche Osorno enfatizó en la importancia que tiene el hecho de que los productores se preparen para este fenómeno del aumento de la temperatura primaveral y de verano.

"Por lo pronto no se ve un cambio tan cercano, por lo tanto los productores deben prepararse para enfrentar esta situación, para que no sufran tanto con las consecuencias de la sequía", advirtió.

Gerardo Geisse es productor lechero del sector de Popoén, en la comuna de Río Negro, y comentó que en su caso han detenido su crecimiento. "Estoy dando silo desde hace tres semanas, cuando normalmente eso se hace desde la primera semana de enero. Hace unos días empecé a dar los nabos y usualmente se empieza en enero. Acá tenemos 400 milímetros menos de lluvia respecto del año pasado", detalló el agricultor. En ese punto, precisó que las precipitaciones caídas en la zona el año pasado a la misma fecha llegaron a 2.242 milímetros, mientras que este año el agua caída alcanza a 1.635, por lo que también los esteros han dejado de fluir.

Dijo que el valor del alimento con forraje conservado para compensar a la pradera se ha incrementado considerablemente.

 

Por Paola Rojas

Fuente: https://www.australosorno.cl/