Opinión: Perros asilvestrados: una urgencia en 2022

La noche del martes 21 de diciembre, una jauría de perros asilvestrados atacó un rebaño de 8 bovinos, en un campo de uno de nuestros socios en la comuna de Purranque, perdiendo la vida varios de ellos luego de un gran sufrimiento, debido a la gravedad de sus heridas. Este hecho es solo una pequeña muestra de los cientos de casos de ataques de perros, que no discriminan entre bovinos, ovinos o fauna silvestre. Solamente atacan, muerden, y matan siguiendo su instinto.

Para nosotros, los agricultores, nuestros animales lo son todo. Velamos día tras día por aumentar los estándares de bienestar animal, mejorando las condiciones de nuestros campos y adaptándolos en beneficio de los animales, modernizando nuestras lecherías, capacitando a nuestros colaboradores, y adoptando siempre las mejores prácticas posibles, porque sabemos que para generar la mejor leche del mundo, nuestras vacas deben recibir el mejor trato.

Pero el problema de los perros asilvestrados ataca directamente los esfuerzos del bienestar animal. Los agricultores como nuestro socio, ven lo poco que puede hacer Carabineros con sus atribuciones actuales; debiendo el productor realizar informes al SAG y a los gremios, donde hacemos lo que se encuentra a nuestro alcance para apoyar a los afectados. Sin embargo, esto se hace muy difícil, debido a la legislación vigente.

Estos perros asilvestrados, peligrosos e indomesticables, no hacen distinciones a la hora de atacar, causando inmensos perjuicios a los productores y sobre todo a los pequeños agricultores, quienes son los más afectados con la pérdida de sus animales, ya que les es más difícil recuperarse de tal daño con los escasos márgenes que posee actualmente el rubro.

Mirando al 2022, creemos necesario abordar este tema entre todos los actores relacionados; de manera seria, amplia, y en búsqueda de una solución íntegra. Es por ello que como gremio nos ponemos a disposición para trabajar tanto con las autoridades responsables, como con los distintos grupos que busquen ayudar a solucionar este serio problema que causa tanto dolor a los agricultores y su ganado, así como también a nuestra fauna nativa y a los perros abandonados por sus irresponsables dueños.

Por Alejandro Rudloff, director de Aproleche Osorno

 

Fuente: https://www.australosorno.cl/