Una nueva forma de cosechar el maíz

Hay una nueva forma de cosechar el maíz, las investigaciones demuestran que las vacas responden favorablemente a su consumo y los productores lecheros han expresado profundo interés en ella. Shredlage es la tecnología que incorpora un método de procesamiento para el maíz forrajero de planta entera, trabaja el material de forma intensiva y multiplica la superficie del material picado. En la Universidad de Wisconsin, Madison, el Dr. Randy Shaver y sus colaboradores han estado realizando pruebas de alimentación buscando los efectos en las vacas con el fin de lograr una alta digestibilidad del almidón y contribuir al valor energético del ensilaje de maíz.

El objetivo fue comparar el funcionamiento de Shredlage con el ensilaje convencional, en la alimentación de las vacas lecheras, evaluando a su vez, los resultados en el consumo voluntario de materia seca y su producción de leche. Según el Dr. Shaver, Shredlage es un ensilaje producido a partir de toda la planta de maíz que se ha cosechado con una longitud más larga de lo habitual. “Específicamente nos enfocamos en el procesado de las partículas de los granos. Al hacerlo podemos observar que hay un gran impacto en el desempeño animal, tanto en la producción de leche como en el consumo dietario de las vacas lecheras”. El silo de maíz es una mezcla de forraje y granos que pueden estar compuestos, por un 30% de almidón, como también de un 40% FDN o fibra detergente neutra (puede variar dependiendo de la calidad).

Las evaluaciones realizadas fueron llevadas a cabo en vacas en estado de media lactancia, con un período de tiempo de entre 10 a 16 semanas. “Las alimentamos con dietas altas en forraje y ensilaje de maíz, y aportes de fibra adecuada. La diferencia que notamos fue relacionada al picado del ensilaje, el largo de corte y el procesamiento del almidón en el grano.

Tomamos una cantidad de muestras durante la alimentación y vemos un procesamiento de grano comparando el Shredlage con el convencional, resultando el Shredlage más consistente al permitir un alto grado de procesamiento del grano, mientras que los tradicionales, tienen una mayor muestra de procesado que caen fuera.“El ensilaje de maíz procesado tradicionalmente tiene un corte de aproximadamente tres cuartos de pulgada, mientras que el triturado es de aproximadamente 1 y cuarto de pulgada, lo que resulta en una mayor proporción de partículas gruesas en el ensilaje”, dijo Shaver.

En términos de velocidad, los procesadores convencionales dan un diferencial de velocidad en dos rodillos de un 20%, y al usarlos debemos picar más fino.

En nuestros procesadores contemporáneos vemos que la velocidad aumentó entre un 40 a 50%, siendo también una acción de desgarre más agresivo sobre el material que un simple apriete del grano. En conjunto, muchos de estos procesadores con sus acciones agresivas permiten un corte teórico más largo, de hasta 26 milímetros.

Para la configuración del largo de corte, hay que revisar la brecha entre rodillos. Hoy en día existen muchos procesadores, con distintas texturas y diseños en los rodillos que permiten un procesamiento más agresivo de ese ensilaje, como Shredlage, que cuenta con sistemas más modernos y contemporáneos.

Si podemos usar la tecnología NIRS para ajustar el largo teórico de corte en la procesadora, dependiendo de la humedad del ensilaje, podría ser aún más beneficioso en cuanto a mejorar la forma física del ensilaje y digestión del almidón por vacas como también la utilización de la fibra.

 

¿QUÉ SIGNIFICA SHREDLAGE PARA UN NUTRICIONISTA?

  • Una mayor cantidad de almidón disponible / fermentable en el rumen del ensilado de maíz
  • La capacidad de ejecutar el nivel total de almidón en las dietas a un nivel más bajo.
  • Capacidad para disminuir la necesidad de fuentes de fibra eficaces no nutricionales, como la paja. Shredlage tritura el maíz para un ensilaje más grueso. La superficie de contacto aumenta y favorece el buen funcionamiento del rumen. El resultado: vacas sanas que dan más leche.

 

RETORNO A LO PRESENCIAL

En paralelo con la charla magistral del Dr. Shaver y a través de un día de campo en Los Ángeles, Rock River Lab Chile, Ancali, Sanimal, Alltech, Tuniche, Veterquímica y Agrimaq, realizaron un encuentro teórico y el cual fue complementado al día siguiente con una actividad en terreno en el fundo Ancali, dirigido por el equipo de Ancali y Agrimaq, explicando el proceso y resultados en producción animal con una dinámica de 3 estaciones donde todos los grupos fueron rotando.

Es importante resaltar que se tomaron todas las medidas de seguridad dada la contingencia sanitaria, tanto en la actividad teórica, práctica y cena de camaradería.

El gerente de Rock River Lab Chile, Dr. Francisco Inostroza,quedó satisfecho con la realización de este encuentro, con posibilidades concretas de poder realizarlo en el sur de Chile. “Para quienes lo organizamos y para quienes nos apoyaron, se trató de una actividad presencial muy motivante, de la cual recogemos el ánimo positivo por volver a reencontrarse, con temáticas novedosas y con entusiasmo”. Si bien estuvo limitada a 80 participantes, por un tema de aforo, el espíritu es continuar desarrollando jornadas de este tipo.

El origen de esta reunión estuvo en el interés del coorganizador de este reencuentro técnico, Dr. Javier Sanhueza, en buscar una oportunidad para analizar y presentar los datos de los commodities en esta temporada y comunicarlo a los productores de Los Ángeles. “Creemos que el mensaje de esta actividad está en seguir preocupados de la variabilidad de la calidad de los alimentos que se está entregando en las raciones de las vacas lecheros. Hay una importancia económica al notarlo y eso tiene un impacto en la leche, por lo que vimos que ese tema causó interés en los participantes. Por eso reiteramos que el mensaje técnico es trabajar y conocer la variabilidad, por ejemplo, en los commodities como los granos proteicos (soya y raps) y los granos energéticos. Junto a ello, creemos que vital preocuparse y tener la visión de saber que son datos dinámicos y contrastarlos con lo que dice la etiqueta o tabla para poder adaptarse y mantener la estabilidad de las raciones”, destaca Francisco Inostroza. Tanto en lo técnico como en lo práctico, este encuentro dejó la semilla para poder seguir desarrollando actividades para productores y asesores.

“Nos reafirma la importancia de ser consistentes y consecuentes con la educación, donde vemos que hay un público interesado en el enfoque teórico-práctico, lo que comprobamos con productores en terreno. Esto abre la puerta para hacer una actividad en el sur en el corto plazo, que es un desafío que vamos a tomar”, apuntó Francisco Inostroza.

 

Mejorar el craqueado

El médico veterinario y asesor predial, Javier Sanhueza, resumió los aspectos técnicos más relevantes y que quiso compartir con los participantes, basado en su experiencia en el trabajo con productores lecheros. “Uno de los puntos que por muchas veces hemos abordado, es el tema de la fibra efectiva del Silo de Maíz planta entera, sin que esto afecte el correcto craqueado del grano, situación que en la gran mayoría de los silos encontramos deficiencia en este punto, encontrándonos con mucho grano sin dañar. Esto, como se demostró, tiene un impacto relevante en la producción. Otro punto importante por su relevancia en la rentabilidad es el análisis permanente de nuestras materias primas utilizadas y, en lo concreto, según lo demostrado, en materias primas tan esenciales como soya y raps que, aunque creemos son muy estables en sus niveles proteicos, nos encontramos con variaciones muy significativas entre cada partida, las que tienen fuerte impacto en producción y, por ende, en rentabilidad”, comenta.

Respecto a cómo abordarlo a nivel predial, para el asesor se traduce en herramientas de manejo y tecnología. “Durante el proceso de ensilado, estar el 100% del tiempo observando y chequeando el nivel de picado de la fibra y el nivel de daño del grano, ahora si se pudiera contar con las maquinas apropiadas según estos nuevos parámetros mostrados, cuánto mejor”.Además, es primordial responsabilizarse y chequear cada partida de granos que llegue el predio, como soya y raps, por ejemplo.Al evaluar esta actividad, concluyó el Dr. Sanhueza, “creo que lo más destacable de esta actividad fue el gran nivel de interés y asistencia por parte de los productores, tanto de leche como de carne”.

Cuando se insiste en el tamaño del grano y la forma en que se procesa es porque:

  1. Las muestras de ensilaje de maíz se secan y pasan por una serie de tamices. Los granos que quedan en la pantalla superior no serán digeridos por la vaca; la cantidad de procesamiento del kernel es el porcentaje que sí pasa por la pantalla. Un 70 % del almidón que pasa a través de la rejilla gruesa, es un resultado óptimo.
  2. El maíz se puede picar muy fino y dar como resultado un ensilaje con alta digestibilidad del almidón, pero no proporcionará nada bueno a la vaca en términos de fibra. Por lo tanto, el rastrojo picado debe tener cierta longitud. Cortar en forma de triturado logra una mayor longitud y, al mismo tiempo, daña bien los granos. Está configurado para una longitud teórica de corte (TLOC) de 26 a 30 mm y un espacio entre rodillos de 2 a 3 mm. Al procesar de esta manera, el material de fibra se aplana o tritura.

 

Resultados

Los resultados del estudio no arrojaron diferencias significativas en la ingesta de materia seca, producción de leche, composición de la misma o eficiencia alimentaria. Sin embargo, la proteína grasa y otros productos sólidos aumentaron significativamente en relación al aumento de volumen producido.

Al mismo tiempo, “fuimos capaces de evaluar la condición corporal. Para esto, pesamos las vacas a medida que avanzábamos con el estudio y pudimos visualizar notorias mejoras en la digestibilidad del almidón con un mejor procesamiento del grano, cumpliéndose así, otro de los objetivos propuestos”.

En conjunto con esto existe una relación entre el procesamiento del grano y la cantidad del almidón que vemos en las heces. A medida que se reduce el porcentaje de procesamiento de 70% a menos de 40%, la concentración del almidón en las heces va en aumento. Se observa así, poco porcentaje de almidón presente en las heces hasta superar el 5 a 10 %.

Este almidón tiene un valor económico, y si se pierde a través de las heces hay que compensarlo de alguna manera, por lo tanto, en el estudio lo realizaron aportando mayor cantidad de maíz en la parte del grano de la dieta.

 

Fuente: https://infortambo.cl/