Opinión: Agro y audiencias públicas de la Convención

Sólo hace algunos días señalamos la importancia de involucrarnos en todos los mecanismos de participación de la Convención Constitucional, especialmente para nuestro sector, ya que los agricultores tenemos mucho que decir.

La diversidad es deseable y necesaria en la construcción de un mejor país. Por ello, ha sido de nuestro mayor interés participar en las audiencias públicas, pero lamentablemente a nuestro sector no se le ha dado un espacio proporcional a lo que representamos.

Entendemos que no todos pueden exponer sus planteamientos, pero la Convención debe velar por reducir al máximo posible las brechas que inhiben una deliberación efectiva. Ya no son pocos los que se han quejado de quedar afuera del proceso de audiencias, como la Confederación de la Producción y el Comercio, el Consejo Minero, representantes de las mipymes y la propia Sociedad Nacional de Agricultura, entre otros, para plantear sus puntos de vista sobre la materia. En particular, la Convención Constitucional recibirá sólo a nueve representantes del sector agrícola de un total de 350 audiencias que dará la Comisión de Medio Ambiente, Derechos de la Naturaleza, Bienes Naturales Comunes y Modelo Económico, lo que equivale a un 2,5%, en circunstancias que el sector genera cerca del 10% del empleo del país en más de 300 mil empresas.

Esto es aún más importante en las regiones del centro y sur del país, donde la ganadería y la agricultura son las principales actividades. Producimos leche, carne, cereales, frutas y verduras, alimentos que se consumen a nivel nacional e internacional. Tenemos mucho que aportar a la discusión. Los que trabajamos en el campo vivimos, nos relacionamos y dependemos del medio ambiente y procuramos su protección, entendiendo el rol que ejercemos en la sociedad.

La redacción de la Constitución debe ser realmente representativa, sus dispositivos deben demostrar confianza y legitimidad para todos los sectores; si no es así, tendremos una Constitución redactada sólo por una minoría, que tuvo la suerte de participar.

A esta altura, ya perdimos la instancia de las audiencias públicas. Nos quedan los mecanismos de cabildo y entrevistas con los convencionales. Estamos trabajando en ello. Esperamos tener mejor suerte para lograr realmente transmitir el sentir de la gente de campo, traducido en cultura, conocimiento, trabajo y esfuerzo orientado al bienestar de toda nuestra nación.

Por Eduardo Schwerter, presidente de Agrollanquihue-

Fuente: El Llanquihue