La demanda china se retrajo y los lácteos lo saben

Los precios mundiales de los productos lácteos están saliendo de máximos históricos a medida que la demanda de China ha disminuido, afectada por una nueva ola de Covid-19 y bloqueos en varias ciudades, incluida la capital financiera de Shanghái.

Desde el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina indicaron que los suministros de leche en todo el mundo “se han reducido en los últimos meses debido a una combinación de clima seco en Nueva Zelanda, lluvias en Australia y la guerra en Ucrania”, que elevaron los costos de alimentación para los productores, particularmente en Europa y América del Norte.

El índice de precios del comercio mundial de productos lácteos había alcanzado un máximo histórico en la subasta del 1 de marzo, pero el debilitamiento de la demanda china ayudó a que cayera un 1 %, lo que se suma a una caída del 0,9 % en la subasta anterior a mediados de marzo.

Los datos del evento N° 305 del Global Dairy Trade, realizado a comienzos de semana, mostraron una caída significativa en los compradores chinos, por los bloqueos que dificultaron la compra de productos lácteos. “Es muy difícil determinar si la demanda aumentará mientras los bloqueos estén vigentes y esas restricciones afectan su consumo”, advirtieron los expertos.

Los cierres en Shanghái, la ciudad más poblada de China con 26 millones de habitantes, Shenzhen y la provincia nororiental de Jilin han afectado a las materias primas en las últimas semanas, incluido el petróleo.

Los productos más afectados por la caída son los que China compra habitualmente, como la leche entera en polvo y la manteca. Los analistas dicen que es difícil saber si la demanda china aumentará o cuándo.

 

Lecturas pesimistas y optimistas

El consultor lácteo José Quintana, a cargo del sitio “Economía Láctea”, resaltó que hay dos lecturas. La primera lectura, pesimista, es que se cayó la demanda china, el principal driver alcista durante buena parte de 2021, hasta que se sumó la caída de producción de los países exportadores.

La lectura optimista en cambio es que a pesar de haber caído un 47% el volumen de productos lácteos comprados por China, “el Índice general de GDT cayó solo el 1%, señal de que hay demanda activa en el resto del mundo”. Efectivamente el volumen importado por el SE de Asia y Oceanía creció 30% y el de Medio Oriente un 95% respecto del evento anterior.

“Tampoco parece preocupar demasiado la caída de las importaciones chinas ya que los analistas de la región consideran que esto que ocurrió es consecuencia del brote de Covid que hay en China, país que es particularmente proactivo cuando aparece un brote en todo lo que respecta a confinamientos con todas las consecuencias que esto trae empezando por la logística. Si esto fuera así debería ser algo de poco tiempo”, explicó Quintana.

El otro factor que habría tenido influencia en lo ocurrido con la leche en polvo entera es el volumen de oferta de leche en polvo entera instantánea. Una vez más los volúmenes fueron muy bajos y por eso el aumento del 35% que llevó a que se pagaran algo más de 7.000 US$/Tn. “Fonterra ya anunció que esto va a seguir siendo así y que el volumen disponible se va a conocer poco tiempo antes de cada subasta”, señaló el experto.

Los precios pagados por la LPE regular vs la instantánea dejan en claro la asimetría en el balance oferta-demanda de cada producto. “Esto obedecería a problemas operativos en la planta que elabora la leche en polvo instantánea y en la subasta anterior esto llevó a que Medio Oriente y África compraran menos volumen”

De todos modos, la baja en las compras chinas probablemente genere un tono bajista al mercado de LPE en estos días ya que a la hora de negociar seguramente los compradores tengan como argumento la caída de la demanda china. Una herramienta de negociación pero que nada dice sobre la fortaleza del resto de la demanda global y de la persistente caída de la producción de leche, el aumento de costos y la inflación.

Para el final, el experto sintetizó: “los fundamentals que dieron firmeza al mercado, caída de oferta global y demanda firme siguen vigentes más allá de problemas coyunturales como el brote de Covid en China o los problemas para elaborar LPE instantánea en Nueva Zelanda, problemas que sin dudas generan un tono bajista de corto plazo en el mercado que ya empieza a impactar en los mercados de futuros”.

 

Fuente: https://www.rosario3.com/