Claves para hacer desayunos saludables

“Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo”. Este es un viejo refrán que resume muy bien cómo tienen que ser las comidas durante el día. Las que realizamos son muy importantes, pero también lo es cuándo las realizamos.

“Las evidencias que relacionan al hábito del desayuno con la salud lo hacen también suponiendo un desayuno de calidad, no solo en cuanto a su contenido energético, sino también en cuanto a la frecuencia en que se consume y al tipo de alimentos que lo componen, que, por otra parte, también debe adaptarse a las necesidades y circunstancias personales”, opina la Lic. Stefanía Sivori, nutricionista.

A diferencia de otras ingestas a lo largo del día, esta comida es la que rompe una situación de ayuno, y supone un reordenamiento metabólico. El tiempo de éste puede ser variable, pero en general oscila entre 10-12 horas desde la última ingesta realizada el día anterior.

 

¿Por qué es importante un buen desayuno?

“Desayunar regularmente se asocia a mejoras en el rendimiento físico e intelectual y se considera un marcador positivo en la prevención del sobrepeso”, plantea Sivori.

Un desayuno de calidad es aquel en donde se incorporen alimentos de diferentes grupos que aporten distintos nutrientes, como pueden ser: lácteos, frutas y carbohidratos, preferentemente integrales, pudiendo también incorporarse alimentos como el huevo o frutos secos.

“No importa que se trate de un desayuno sencillo, como un vaso de leche y un trozo de pan o una versión más elaborada, que incluya otro tipo de preparaciones”, resume.

La experta afirma que dentro de los lácteos, la leche puede consumirse por su versatilidad, tanto fría como caliente, mezclada con distintas infusiones, o licuada con frutas o con avena, por ejemplo. “Es una forma excelente y totalmente natural de incorporar proteínas de buena calidad, calcio, fósforo, magnesio, zinc, potasio, vitaminas A, D y del complejo B”, asegura.

Para darle variedad a los desayunos y que sean completos, saludables y fáciles de preparar, incluyendo alimentos ricos en calcio, se puede incorporar por ejemplo:

  • Una infusión con leche más panqueque de avena, más fruta fresca.
  • Una infusión, bagel multicereal y porción de queso.

 

Fuente: //tn.com.ar/salud/nutricion/