Manuka enfrenta “usurpación violenta” en ex hacienda Rupanco

En una carta dirigida a colaboradores, clientes, proveedores y gremios quedó plasmada la inquietud de la gigante láctea Manuka, luego de que hace uno días fuera objeto de una toma violenta en uno de los campos donde la compañía participa con una parte de la propiedad: la ex hacienda Rupanco.

Manuka es una de las principales compañías lácteas del país, pues con una producción de 180 millones de litros anuales, proporciona en torno al 10% de la oferta nacional que vende a procesadoras como Prolesur, Nestlé, Watt's y otras.

De propiedad de familias agricultoras lecheras neozelandesas lideradas por Henry van der Heyden (presidente del directorio de Manuka y ex-CEO de Fonterra), en la sociedad matriz de Manuka radicada en ese país participa el grupo Drake, vinculado a Nicolás Ibáñez, con un 15,6% de la propiedad -es el segundo accionista más grande-. Esto explica que en el directorio de Manuka esté Richard Kouyoumdjian, presidente ejecutivo de Drake Chile. Manuka, a su vez, es uno de los 40 socios cooperados de la cooperativa Campos Australes, con el 20% de la cooperativa.

Pues bien, Manuka es una de las tres propietarias de los terrenos de la ex hacienda Rupanco, con cerca de 20 mil hectáreas de ese predio, con campos productivos lecheros. Otras 22 mil son bosques de Mininco y 5 mil de una sociedad (Cabido) vinculada a otro grupo empresarial.

Según Manuka, los hechos habían comenzado como protestas pacíficas, pero que el fin de semana recién pasado 'se transformaron en usurpaciones violentas de predios de nuestra y otras empresas vecinas'.

El gerente general de la compañía, Moisés Saravia, explica que el conflicto tiene que ver con que un grupo de manifestantes dice ser familiares de excooperados, que eran como unas 800 familias, de una cooperativa que existió hasta los años 70, que tenía asignada la propiedad de 47 mil hectáreas, básicamente toda la ex Hacienda Rupanco, ubicada cerca de Osorno.

Según Saravia, esa historia es parcial porque la cooperativa se disolvió y la hacienda luego fue vendida, cambió de dueños, con la resultante de que Manuka compró a mediados de los años 2000 una parte del predio. 'Todo está en el Conservador de Bienes Raíces. Si uno hace un recorrido legal, todas estas pretensiones no tienen ningún asidero legal', dice, planteando que ese reclamo ya ha tenido recorrido judicial en el pasado, desechándose por parte de la Corte Suprema esas reclamaciones, no obstante lo cual, este año el conflicto reflotó. Primero, les hicieron llegar una carta con 'una amenaza velada' a Manuka planteando que debían salir de los terrenos, incluidas sus maquinarias. Ante ello, al día siguiente Manuka entabló una querella por amenazas y se activó protección de Carabineros.

Y hace una semana, el sábado 9 de abril, ocurrieron hechos de violencia, con una toma cerca de las 13 horas, cuando los manifestantes rompieron cercos, ingresaron a galpones y a oficinas, pusieron sus propios candados, y amenazaron a los trabajadores, lo que terminó con un desalojo de esas dependencias por parte de Carabineros a eso de las 17 horas, aunque los manifestantes se trasladaron al fundo contiguo, de Cabildo.

Saravia -quien recalca que esto no tiene nada que ver con reivindicaciones mapuches o tierras ancestrales- explica que como Carabineros tiene individualizados a los partícipes de la toma, ahora Manuka tomará nuevas acciones legales contra ellos 'por esta toma violenta'. 'Nuestra posición es que si ellos tienen algún reclamo, para eso existen los tribunales de justicia', dice Saravia.

'Los actos de violencia ocurridos el día sábado pusieron en riesgo la integridad y tranquilidad de nuestros más de 700 colaboradores y sus familias, cuya gran mayoría vive en nuestros campos (...) Asimismo, pueden potencialmente poner en peligro el bienestar animal de nuestro ganado y, como consecuencia, el suministro de una parte relevante de leche para el país', advirtió en una carta que difundió Tomas Grau, gerente de Asuntos Corporativos de la compañía.

En la misiva el ejecutivo enfatiza que 'Manuka es dueña de menos del 50%' del predio, señalando que los antecedentes de la compra realizada el 2008 -disponibles en el registro de propiedad del Conservador de Bienes Raíces de Osorno- no dejan 'duda alguna respecto de la propiedad de nuestros campos'. 'También lo saben los voceros de los manifestantes, a quienes incluso, durante los primeros días de manifestación, se les ofreció una reunión para revisar esta documentación con nuestros asesores legales, la cual rechazaron', expuso la firma, advirtiendo que 'no podemos no tomar acción (...). Tomaremos las acciones legales correspondientes contra las personas que fueron responsables y fueron desalojadas de nuestros predios'.

'Expresamos nuestro categórico rechazo a los actos de violencia que presenciamos el sábado 9 de abril. Las pretensiones de este grupo de personas deben ser canalizadas, igual como las de cualquier otro ciudadano, por medio de los tribunales de justicia y no por medio de la fuerza. Agradecemos a las autoridades pertinentes por haber actuado acorde a la ley', apuntó Manuka.

'Como empresa esperamos que se haga respetar el Estado de Derecho en Chile', dijo Richard Kouyoumdjian, consultado por 'El Mercurio'.

 

Fuente: Economía y Negocios Domingo -