¿Por qué deberías consumir lácteos?

Cuando se trata de alimentación llegan algunas dudas sobre cuáles son los productos correctos, las cantidades necesarias y los beneficios de cada uno de estos y los lácteos no son la excepción.

La nutricionista dietista, mágister en Nutrición Deportiva, Carolina Bonilla, manifiesta que “la leche y sus derivados presentan múltiples ventajas para la salud y el deporte. Es así como, en personas sanas y que no presenten intolerancia o algún tipo de alergia a sus proteínas, deberían estar indicados. Uno de los mayores beneficios es su aporte de calcio biodisponible y con mayor facilidad de ser absorbido si se compara con alimentos fuente de calcio de origen vegetal”.

Con esto, es claro que tomar productos derivados de los lácteos puede ser muy positivo para personas de todas las edades. Además, varios estudios han comprobado que los lácteos fermentados, como el yogurt, inducen cambios en el equilibrio y el metabolismo de la microflora intestinal, que contribuyen a la salud.

Por su parte, Marisol González Correa, ortopedista de la Universidad El Bosque, comenta que “los lácteos se consideran como fuente principal de calcio, ya que aportan aproximadamente el 50 % de la ingesta diaria de este mineral”.

Adicionalmente, la experta anota que “se ha visto que el aporte de este grupo de alimentos contribuye directamente a la salud ósea, ya que disminuye el riesgo de fracturas, aumenta la densidad mineral ósea y también en los procesos de remodelación ósea mediados por calcio, es decir, la pérdida del tejido óseo, la cual se presenta principalmente en población adulta”.

Por otro lado, Bonilla afirma que “la ingestión de lácteos según la edad va muy de acuerdo al nivel de tolerancia de los mismos, porque en la mayoría de casos, esta va disminuyendo con la edad y consiste en la disminución de la producción de enzima lactasa. Pero es claro que los productos lácteos fermentados como los yogures y kumis se toleran mejor pues gracias el proceso de fermentación las bacterias contenidas degradan la gran parte de la lactosa lo que favorece su digestión. Tanto así, que los probióticos usados como suplemento se indican para disminuir esta sintomatología”.

Cabe resaltar que con estos productos fermentados, “se presentan bacterias benéficas que al llegar al intestino hacen más fuerte su función de barrera de defensa del sistema inmunológico. En el deporte para el caso de la leche y yogures, se ha evidenciado que contienen electrolitos que contribuyen a la hidratación y proteínas de alto valor biológico, las cuales hacen que se tengan los aminoácidos que más se necesitan para la recuperación del músculo post ejercicio”, según la nutricionista.

 

Fuente: https://www.eltiempo.com/